saltar al contenido

Nuestro enfoque

Un anuncio sobre el programa:

Durante casi 30 años, el programa del río Mississippi ha invertido en restaurar la calidad del agua y la resistencia de esta gran vía fluvial estadounidense.

En agosto de 2019, después de una deliberación reflexiva, la junta directiva de McKnight decidió reenfocar su concesión y al atardecer el programa del río Mississippi.

Las subvenciones otorgadas anteriormente permanecen vigentes hasta su finalización programada. Sin embargo, no estamos aceptando nuevas propuestas de financiación.

los programa ampliado de clima y energía del medio oeste y lo emergente programa enfocado en comunidades equitativas anunciará nuevas pautas en el otoño de 2020. Los beneficiarios de River serán elegibles para solicitar cualquiera de estos programas si cumplen con las nuevas pautas.

La Fundación McKnight se compromete a reducir de manera responsable nuestras donaciones y trabajar con los beneficiarios para facilitar la transición. Agradecemos su colaboración y estamos orgullosos del progreso sustancial hacia un río Mississippi más saludable y resistente.

Durante casi 30 años, McKnight se ha comprometido a proteger y restaurar el río Mississippi.

La restauración garantiza que el Mississippi continuará brindando apoyo a los diversos ecosistemas, la vida cultural estadounidense y la vitalidad económica durante los próximos años. Si bien muchos factores influyen en la capacidad de recuperación del río, nos centramos en dos áreas principales:

  • escorrentía agrícola, principalmente contaminantes como nitrógeno, fósforo y sedimentos
  • alteraciones en los patrones de drenaje y la hidrología natural de la cuenca del río Mississippi

 

Nuestras estrategias

Reducir la escorrentía agrícola en el río Upper Mississippi.

El nitrógeno y el fósforo ingresan al río Mississippi desde diversas fuentes, incluidas plantas de tratamiento de aguas residuales, estiércol de ganado y productos químicos para el césped. La fuente más importante es el fertilizante aplicado a los cultivos agrícolas. El fertilizante puede contribuir al crecimiento de las algas y, a veces, agotar las aguas del oxígeno disuelto adecuado. En agua dulce, el fósforo es a menudo el nutriente que estimula el crecimiento de algas en estanques y lagos, cambiando la biología de los cuerpos de agua y, a veces, incluso amenazando la salud. En el agua salada del Golfo de México, el nitrógeno es un contribuyente principal al crecimiento de las algas y los bajos niveles de oxígeno.

Al consumir oxígeno en el agua, la proliferación de algas daña a los peces y otros animales salvajes. En el Golfo, las floraciones contribuyen a la masiva "zona muerta" estacional, destruyendo hábitats marinos. Los altos niveles de nitratos también son peligrosos para los humanos y han provocado costosas intervenciones de tratamiento de agua en varias comunidades en la cuenca del río Mississippi.

En Minnesota, Wisconsin, Iowa e Illinois, apoyamos los esfuerzos para cultivar productos básicos de manera más sostenible, así como proyectos que apoyen sistemas de cultivo más diversos.

En nuestro financiamiento, enfatizamos enfoques que hacen lo siguiente:

  • fomentar nuevos mercados para productos sostenibles (como Kernza®, un grano perenne) al aumentar la demanda de los consumidores y fomentar la innovación en la cadena de suministro de alimentos, ya que estos cambios en la demanda de los consumidores pueden impulsar las prácticas agrícolas
  • Crear conciencia pública sobre la relación entre la agricultura y la calidad del agua.
  • aumentar la conciencia y la aceptación de prácticas sostenibles entre los agricultores, y desarrollar la capacidad para implementar esas prácticas (como el ganado en pastoreo, el cultivo de cobertura, la agricultura de precisión y las tiras de amortiguamiento saturadas)
  • abogar por cambios en las políticas que mejoren los rendimientos económicos y reduzcan el riesgo de implementar prácticas agrícolas sostenibles
  • Ampliar el alcance de los aliados que trabajan en alternativas sostenibles.
  • Aprovechar las nuevas tecnologías que mejoran la absorción del suelo y gestionar la escorrentía.

Restaurar la función hidrológica natural de la cuenca del Mississippi.

El ciclo del agua —o hidrología— de la cuenca del Mississippi ha sido alterado por siglos de cambios en el paisaje, en particular la desaparición de los humedales para dar paso a la agricultura. El ciclo del agua también se ha visto afectado por la rapidez con que los sistemas de drenaje de la agricultura sacan el agua de los campos agrícolas y la forma en que las zanjas, las corrientes canalizadas y los ríos mueven esa agua río abajo. Esta hidrología alterada no solo empeora las inundaciones, sino que también perjudica la capacidad natural de una cuenca para filtrar y absorber contaminantes. El desarrollo continuo de la tierra para uso agrícola y urbano ha disminuido las llanuras aluviales, lo que limita aún más la capacidad del río para filtrar los contaminantes y reducir los caudales máximos.

A lo largo del río Upper Mississippi y en el delta, financiamos esfuerzos para restaurar las planicies de inundación y los humedales, administrar el drenaje agrícola y expandir las prácticas agrícolas sostenibles.

Enfatizamos enfoques que hacen lo siguiente:

  • Fomentar soluciones innovadoras para el drenaje agrícola y la pérdida de hidrología natural.
  • priorizar los enfoques naturales para el control de inundaciones (como la conservación de humedales y llanuras aluviales) y la gestión del río para múltiples usos
  • desarrollar oportunidades para mejorar los beneficios económicos y recreativos de los humedales y las llanuras de inundación
  • reunir organizaciones de conservación con aliados no tradicionales para desarrollar soluciones innovadoras
  • Promover el apoyo público generalizado para el agua limpia y las políticas que protegen los recursos hídricos.

Impulsores económicos y sociales

Hacer cambios en la escala del sistema del río Mississippi es complejo. Las decisiones del día a día de millones de personas afectan la forma en que se usa la tierra y cómo el agua fluye a través del paisaje.

Buscamos cambiar los impulsores económicos, sociales y culturales que influyen en estas elecciones. Estas áreas son de particular interés:

  • diversificación de cultivos
  • Uso de los mercados para impulsar una mayor sostenibilidad en las cadenas de suministro agrícola.
  • Tasa de adopción de prácticas agrícolas sostenibles.

También promovemos productos, prácticas y tecnologías que reducen la escorrentía y restauran la función hidrológica natural. Apoyamos lo siguiente:

  • Interés de los consumidores en las prácticas agrícolas sostenibles.
  • Adopción de cultivos y prácticas agrícolas que protegen el suelo y el agua.
  • Promoción del interés por la salud del suelo.
  • Tecnologías para un uso más sostenible de la tierra.

Enfoque geográfico

Nos enfocamos principalmente en los estados principales del río Upper Mississippi, un paisaje y sistema fluvial que se ha transformado dramáticamente en los últimos 200 años. Financiamos esfuerzos para restaurar la hidrología funcional en el corredor del río y reducir la contaminación agrícola en Minnesota, Wisconsin, Iowa e Illinois. McKnight también apoya los esfuerzos para abordar la pérdida de tierras costeras y otros desafíos ambientales relacionados con el río Mississippi en Louisiana. Brindamos un apoyo limitado para los problemas nacionales del agua que tienen un impacto significativo en el río Mississippi.

Nuestros valores

Nuestro enfoque enfatiza lo siguiente:

  • innovación desarrollar nuevos productos y prácticas agrícolas, así como nuevos enfoques para la conservación.
  • escala y escalabilidad para lograr impactos en todo el sistema.
  • pruebas y aprendizaje Para refinar soluciones con el tiempo.
  • creación de capacidad para permitir a los defensores desarrollar nuevas recomendaciones de política.
  • inclusión y equidad para garantizar que todas las comunidades a lo largo del Mississippi tengan la oportunidad de definir qué significa para ellos el río Mississippi, independientemente de la geografía, los ingresos, la raza o el origen étnico. La equidad garantiza que todas las comunidades se beneficien de un sistema fluvial sano y resistente.

Modelo logico

Nuestro modelo lógico es el mapa práctico de nuestras dos estrategias, a través de las muchas actividades de nuestro programa y, en última instancia, de los resultados que nos esforzamos por lograr.

Además de la concesión de subvenciones, nuestro programa apoya las reuniones, el trabajo sobre políticas, la investigación y la construcción de relaciones.

Teoria del cambio

La Teoría del Cambio del programa del río Mississippi se centra en los incentivos que impulsan las decisiones que afectan el río.

Nuestro enfoque se basa en la comprensión de que el cambio a largo plazo se basa en un círculo virtuoso: a medida que se adoptan nuevas prácticas y productos, comienzan a transformar los mercados, las políticas y las normas culturales. Con el tiempo, estas transformaciones ofrecen incentivos cada vez más fuertes para adoptar nuevas prácticas.

Esta dinámica de auto-refuerzo trae nuevas prácticas a la escala necesaria para mejorar la calidad y la capacidad de recuperación del sistema del río Mississippi. Esto puede eventualmente convertirse en práctica común.

Cartera de prácticas probadas. Buscamos y alentamos la adopción de prácticas que reduzcan los impactos en el río y restauren su función. La demostración de la viabilidad de esta cartera emergente ayuda a superar la aversión natural al riesgo de las personas hacia nuevos productos y prácticas. También alienta una mayor innovación.

Habilitar el mercado y el entorno político. Las personas y organizaciones cuyas decisiones y comportamientos afectan el río Mississippi están fuertemente influenciadas por los mercados y las políticas gubernamentales. Buscamos crear nuevas oportunidades de mercado e incentivos de políticas que fomenten la adopción de productos y prácticas subvaluados.

Centrarse en los incentivos. Cambiar los incentivos a lo largo del tiempo se basa en un círculo virtuoso. Nos centramos en los retornos económicos, los riesgos, los requisitos reglamentarios, la cultura y los valores de la comunidad que impulsan las decisiones que afectan el río.

A medida que los nuevos mercados maduran y se vuelven más predecibles, los riesgos se comprenden mejor. Los mercados y las políticas se adaptan para gestionar esos riesgos. Las nuevas reglas ganan aceptación como práctica común. Las empresas y las organizaciones aceptan nuevas formas de hacer negocios, y las comunidades esperan prácticas emergentes. Esas son las dinámicas a largo plazo de nuestro motor de cambio.

Resultados A medida que se adoptan nuevas prácticas agrícolas y de tierras a escala, se reducen las cargas de nutrientes en la escorrentía agrícola, los cambios en los sistemas de drenaje preservan los humedales y se restaura la función hidrológica natural de la cuenca.

El impacto acumulativo es una mejora en la calidad del agua y la resistencia de un sistema fluvial tan grande y complejo como el Mississippi.

Español de México
English ˜اَف صَومالي Deutsch Français العربية 简体中文 ພາສາລາວ Tiếng Việt हिन्दी 한국어 ភាសាខ្មែរ Tagalog Español de Perú Hmoob አማርኛ Español de México