saltar al contenido
Los miembros de una red de investigación de agricultores utilizan fotos de teléfonos móviles para monitorear e informar sobre las plagas y enfermedades de la papa en Cotopaxi, Ecuador. Crédito de la foto: Israel Navarrete
4 min leer

Las redes colaborativas de investigación de agricultores pueden ayudarnos a arreglar los sistemas alimentarios globales

Esta pieza apareció originalmente en Tanque de comida y se reimprime aquí con total autorización.

Al crecer en La Paz, Bolivia, Magali García Cárdenas recuerda que le dijeron que los agricultores de la región del Altiplano de los Andes observaban animales y flores locales para predecir si la temporada de crecimiento iba a ser más húmeda de lo habitual o no. Más tarde, cuando estaba haciendo su doctorado. investigación de campo para convertirse en agrónomo, aprendió que este conocimiento coloquial no era una leyenda urbana. Más bien, fue una prueba de la comprensión íntima de los agricultores de los patrones climáticos en una parte del mundo azotada por el viento que se encuentra a 13,000 pies sobre el nivel del mar bajo el duro resplandor del sol ecuatorial.

Esa visión formativa ahora guía el trabajo de García en la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz, donde colabora con pequeños agricultores y otros socios para identificar las tendencias meteorológicas y climáticas mediante el uso de métodos de pronóstico tradicionales, en este caso observando la nubosidad, y también analizando datos. de 16 estaciones meteorológicas en todo el Altiplano. Es una práctica dinámica e innovadora que honra tanto el conocimiento científico biofísico como el conocimiento indígena.

En un momento en que el cambio climático está causando estragos en los sistemas agrícolas y alimentarios del mundo, debemos escuchar los conocimientos y las prácticas de las personas que están plantando semillas y labrando la tierra en estas condiciones cada vez más desafiantes.

“Los investigadores no viven en las condiciones de campo que enfrentan los agricultores todos los días”, dice García. “Los agricultores están tan integrados con la naturaleza donde producen que tienen una percepción extremadamente buena de lo que está sucediendo”. Al mismo tiempo, están innovando constantemente mediante la introducción de nuevas herramientas, estrategias, variedades de cultivos y tecnologías, incluidos los grupos de WhatsApp para compartir sus hallazgos entre ellos.

Lo que está sucediendo en todo el Altiplano es solo un ejemplo de una práctica global creciente de redes de investigación de agricultores (FRN), que se esfuerzan por mejorar la agricultura y los sistemas alimentarios mediante el fomento de soluciones ecológicas que se adaptan a las áreas específicas donde se emplearán. En un momento en que el cambio climático está causando estragos en los sistemas agrícolas y alimentarios del mundo, debemos escuchar los conocimientos y las prácticas de las personas que están plantando semillas y labrando la tierra en estas condiciones cada vez más desafiantes. Los FRN son parte de un sistema más equitativo que da voz a los agricultores y las comunidades agrícolas.

Selección varietal participativa en la región de Huancavelica del Perú. Crédito de la foto: Grupo Yanapai
Una variedad de variedades de papa de la región de Choppcca en Perú. Crédito de la foto: Grupo Yanapai

A partir de 2012, la Fundación McKnight Programa Colaborativo de Investigación de Cultivos (CCRP), que se fundó en la década de 1980 como una respuesta a los problemas mundiales del hambre que incluían la crisis de hambre en Etiopía, planteó la hipótesis de que un enfoque de FRN permitiría a los pequeños agricultores, científicos y organizaciones no gubernamentales implementar investigaciones que fueran más participativas y más efectivas. en el avance del conocimiento y la práctica agroecológicos.

Hoy sabemos que los FRN funcionan. En colaboración con académicos y otros profesionales, los agricultores de todo el mundo co-crean agendas de investigación y participan en todo el proceso. CCRP es parte de este esfuerzo, con proyectos en 10 países.

En el oeste de Kenia, los agricultores están colaborando con investigadores para mejorar la fórmula de bokashi, que es un abono hecho a partir de desechos de alimentos. En Burkina Faso, los FRN están mejorando la productividad del bambara, un maní que es una fuente importante de proteínas. Las agricultoras de las aldeas de África occidental han probado y seleccionado con éxito semillas de mijo perla para cruzarlas de modo que puedan cultivarse en áreas con baja fertilidad del suelo. Los agricultores de Ecuador están trabajando para controlar las plagas de los cultivos sin depender de pesticidas químicos. Mejorar la capacidad de los agricultores para acceder y adaptar las innovaciones agroecológicas puede mejorar su productividad, seguridad alimentaria y resiliencia.

“Nuestro objetivo no es solo cultivar alimentos para alimentar a los hambrientos de hoy, sino también hacerlo de manera sostenible”, dice Batamaka Somé, representante regional del CCRP en África Occidental, quien creció en una familia de agricultores en Burkina Faso. "No solo para las personas en sus comunidades de origen, sino para aquellos que aún no han nacido".

Ahora es el momento de un nuevo paradigma en lo que respecta a la forma en que se realiza la investigación para alimentar al mundo.

Hoy, las Naciones Unidas convoca a su primer Cumbre de sistemas alimentarios, donde todos, desde los agricultores hasta los legisladores, tomarán medidas para transformar la forma en que cultivamos buenos alimentos que sean asequibles, accesibles y respalden el medio ambiente. Ahora es el momento de un nuevo paradigma en lo que respecta a la forma en que se realiza la investigación para alimentar al mundo. Este cambio utilizará la investigación pública para el bien público para enfatizar un enfoque basado en sistemas que eleva diversas fuentes de conocimiento y reconoce que nuestros sistemas alimentarios, nuestra salud y nuestro planeta están interconectados. Las FRN son clave para construir este sistema más relevante e inclusivo.

Tema: Internacional, Investigación colaborativa de cultivos

septiembre 2021

Español de México