saltar al contenido
6 min leer

Reunir evidencia es un esfuerzo amplio

La investigación científica no es la única forma de indagación válida para evaluar las virtudes de la práctica agrícola

Este artículo apareció originalmente en la edición de diciembre de 2021 de Alliance Magazine y se reproduce aquí con autorización total.

En 2006, Bettina Haussmann estaba investigando el mejoramiento del mijo perla en Níger. Con un doctorado de la Universidad de Hohenheim en Stuttgart, Alemania, era una fitomejoradora excepcionalmente bien capacitada. Pero pronto descubrió que su experiencia no la ayudó a comprender lo que los pequeños agricultores de este país de África occidental buscaban en sus semillas. ¿Querían un grano para la temporada de cosecha tradicional? ¿O una variedad temprana que podría usarse durante el período de hambre?

"Como mejorador en Alemania, me habrían capacitado para obtener un alto rendimiento, pero para esos pequeños agricultores, en realidad no se trata solo del rendimiento", dice Haussmann, quien ahora es profesor asociado en el Instituto de Mejoramiento de Plantas, Ciencia de Semillas de la Universidad de Hohenheim. y Genética de Poblaciones y un científico de enlace de África Occidental con el Programa Colaborativo de Investigación de Cultivos (CCRP), que es una iniciativa de la organización con sede en Minneapolis Fundación McKnight. De hecho, además del rendimiento, los agricultores con los que colabora Haussmann están muy interesados en la calidad nutricional de los granos, un factor crucial si se consideran los altos niveles de desnutrición en la región.

¿Quién es el experto?

Esa realización puso patas arriba la idea de Haussmann de su papel como experta. 'Cuando [CCRP] comenzó en África occidental, un representante de los agricultores dijo que "todo lo que se hace por nosotros, pero sin involucrarnos, en realidad podría estar en nuestra contra", dice ella. 'Y esto nos hizo pensar desde el principio, que no podemos hacer ningún avance sin colaborar con las personas que están realmente preocupadas o afectadas por el cambio deseado.'

Este cambio de paradigma está informando el pensamiento de los sistemas alimentarios en todo el mundo, desde la investigación, a quiénes consideramos 'expertos', hasta cómo conceptualizamos y validamos la evidencia que resuelve problemas reales en contextos reales.

'No creo que la información que proviene de la ciencia sea la única evidencia requerida para que tomemos decisiones', dice Carlos Barahona, director gerente de Estadísticas para el Desarrollo Sostenible (Stats4SD), una empresa social que brinda apoyo estadístico para el monitoreo y evaluar las intervenciones de desarrollo, incluido el trabajo del CCRP. Dice que la investigación generada por las iniciativas del CCRP en fincas individuales es evidencia, independientemente de si ha sido o no evaluada con metodologías estrictas.

“Creemos tanto en los resultados que se pueden medir como en los resultados que se pueden ver y observar de formas que tal vez no se enseñen en las universidades”.—JANE MALAND CADY, DIRECTORA DEL PROGRAMA INTERNACIONAL

Entre las historias de éxito se encuentra la mayor colección de variedades de quinua mantenida por institutos de investigación locales en Bolivia. 'Esa es una fuente única de material genético para el mundo para siempre', dice Barahona. "No es posible asignarle un valor monetario, pero sabemos que, a menos que se haga, podemos perder importantes recursos genéticos". Asimismo, una colaboración de agricultores locales, institutos de investigación y ONG en Perú está trabajando para mantener la diversidad de papas nativas en los altos Andes. Las agricultoras de las aldeas de África occidental han probado y seleccionado con éxito semillas de mijo perla para cruzarlas, de modo que puedan cultivarse en áreas con baja fertilidad del suelo. Los pequeños agricultores del este y el sur de África han probado la eficacia del uso de materiales vegetales secos para plaguicidas.

El trabajo de CCRP

En CCRP, un enfoque de múltiples sistemas, múltiples resultados y múltiples perspectivas es el núcleo de nuestra investigación para el bien público. Creemos tanto en los resultados que se pueden medir como en los resultados que se pueden ver y observar de maneras que no se enseñan en las universidades. En Malawi, los agricultores evalúan sus propias prácticas indígenas para la rotación de cultivos de leguminosas. En estos proyectos, los propios agricultores son coevaluadores. Frank Tchuwa, socio beneficiario del CCRP y profesor de desarrollo rural y extensión en la Universidad de Agricultura y Recursos Naturales de Lilongwe, dice: 'La gente comienza a debatir y discutir si los hallazgos son comunes, si una enfermedad era común en todas las aldeas o si una enfermedad en particular opción se hizo de la misma manera en todos los pueblos, y ¿por qué algunos pueblos no lo han hecho bien en la temporada en particular? ¿Y otros lo han hecho tan bien? Así que se dan diferentes razones, ya partir de eso, tratamos de construir algunas conclusiones.'

La Fundación McKnight ha estado comprometida durante mucho tiempo con la próxima generación de líderes. Nuestro enfoque colaborativo y orientado a los sistemas avanza tanto en la investigación como en la práctica y expande orgánicamente las redes de todos los participantes. Los beneficiarios de CCRP han pasado a posiciones de influencia, una prueba más de que este enfoque colaborativo funciona. Julio Kalazich, mejorador de papas y uno de los primeros beneficiarios del CCRP, pasó a ser el director del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIA) de Chile. Robert Mwanga, residente en Uganda obtentor de camote y concesionario de CCRP, fue uno de los cuatro galardonados con el Premio Mundial de la Alimentación 2016. Magali García Cárdenas, una agrónoma boliviana que colabora con pequeños agricultores para identificar tendencias meteorológicas y climáticas mediante el uso de métodos de pronóstico tradicionales y estaciones meteorológicas en el Altiplano, es miembro del Comité Asesor Científico del Consejo Independiente de Ciencia para el Desarrollo.

En el futuro, los colaboradores de los sistemas alimentarios deberán desarrollar el tipo de "mutualismo del conocimiento" descrito por el botánico Robin Wall Kimmerer, autor de Trenzado de hierba dulce: sabiduría indígena, conocimiento científico y las enseñanzas de las plantas. Kimmerer imagina un sistema de generación de conocimiento basado en el concepto del Jardín de las Tres Hermanas, en el que la investigación científica está integrada en una cosmovisión indígena: el maíz crece alto, los frijoles trepan por el maíz y la calabaza contiene las malezas en una relación simbiótica que es solidario y productivo. Todos los actores de la ecología de los sistemas alimentarios (agricultores, científicos, programas de extensión, ONG) aportarán sus habilidades, fortaleza y experiencia para crear las soluciones más útiles e innovadoras.

Tema: Internacional, Investigación colaborativa de cultivos

marzo 2022

Español de México