saltar al contenido
Mijo perla y sorgo. Crédito de la foto: Jean Richard Ametepe
7 min leer

Descolonización creciente

La Fundación McKnight está utilizando Farmer Research Networks para alterar el equilibrio de poder en la investigación y la práctica agrícolas.

Este artículo apareció originalmente en la edición de septiembre de 2022 de Alliance Magazine y se reproduce aquí con autorización total.

A 13,000 pies sobre el nivel del mar, la región del Altiplano boliviano, azotada por el viento, es un lugar notoriamente difícil para cultivar. Esa vulnerabilidad también lo convierte en un lugar atractivo para que científicos bien intencionados y ONG trabajen, probando soluciones para ayudar a acabar con el hambre y salvar vidas en los Andes.

Este escenario familiar puede pasar por alto un punto clave: las personas que han cultivado esta tierra durante siglos tienen una comprensión íntima de los patrones climáticos en este rincón del mundo. Al observar la forma en que se comportan los animales o las nubes que se extienden por los valles, pueden saber si la temporada de crecimiento será más húmeda de lo habitual. Y pueden tomar decisiones informadas para sus comunidades y sus medios de vida, integrando nuevos entendimientos y prácticas con su experiencia.

Aquí está en juego una cuestión de principio y de práctica. “Si bien el término filantropía descolonizadora es más nuevo en el campo, McKnight ha estado trabajando durante años para incorporar sus principios de equidad e inclusión en nuestro enfoque a través de nuestros programas y la Fundación en general”, dice Kara Inae Carlisle, Vicepresidenta de Programas de la Fundación McKnight. “Un buen ejemplo es a través de nuestro trabajo de agroecología global que reúne a agricultores, investigadores y científicos en África y América del Sur para participar en comunidades de práctica con pares de todo el mundo”. La presidenta de la fundación, Tonya Allen, está de acuerdo: “Pienso en usar los recursos de McKnight de una manera reparadora. Nos esforzamos por crear sanación en las comunidades donde se extrajo la riqueza”.

 

“Cuando los agricultores locales tienen voz en la salud de sus alimentos, agua y recursos, y comparten sus conocimientos, son una fuerza para el cambio global”.—JANE MALAND CADY, DIRECTORA DEL PROGRAMA INTERNACIONAL

 

El programa internacional de la Fundación apoya redes de investigación de agricultores (FRN) para promover un sistema más equitativo que brinde a los pequeños agricultores y comunidades agrícolas una voz en nuestro futuro colectivo. Desde 2013, la Fundación ha apoyado 30 redes de investigación de agricultores que van desde 15 hasta más de 2000 agricultores.

Las redes de investigación de agricultores nos muestran que la agricultura, los sistemas alimentarios, la equidad y nuestro planeta están íntimamente conectados. Cuando los agricultores locales tienen voz en la salud de sus alimentos, agua y recursos, y comparten sus conocimientos, son una fuerza para el cambio global. Pueden crear sistemas alimentarios saludables y sostenibles que alimenten a las familias, mitiguen el cambio climático y mejoren los medios de vida y la resiliencia de comunidades enteras.

Una finca agrobiodiversa en Chalapamba, Ecuador. Crédito de la foto: Eduardo Peralta
Productor de semillas parentales híbridas de sorgo en Malí. Crédito de la foto: Baloua Nebie

Redes de investigación de agricultores en acción

Además de promover una mayor equidad, las redes de investigación de agricultores ayudan a aumentar las prácticas agroecológicas sostenibles. Estas redes reúnen a agricultores, instituciones de investigación, organizaciones de desarrollo y otros para mejorar la agricultura y los sistemas alimentarios para todos. En un proceso co-creado de intercambio y construcción de conocimiento, estas redes buscan soluciones ecológicas adaptadas a regiones específicas, considerando las necesidades, prioridades y sabiduría de los agricultores locales, incluidas las de las mujeres y otros grupos históricamente marginados.

Por ejemplo, en el Altiplano, los pequeños agricultores colaboran con un investigador en La Paz para identificar las tendencias meteorológicas y climáticas utilizando métodos de pronóstico tradicionales, en este caso observando la cobertura de nubes, y también analizando datos de 16 estaciones meteorológicas en todo el Altiplano. Los agricultores comparten estos hallazgos entre ellos en un grupo de WhatsApp, democratizando el acceso a los datos y el análisis.

En Malawi, la miembro de FRN, Monica Nkweu, describe otro ejemplo de colaboración local. 'Los investigadores introdujeron el intercalado de leguminosas duplicadas. También aportamos nuestro propio conocimiento indígena: plantamos maíz con gandules para atraer hormigas. Las hormigas se alimentan de los gusanos cogolleros que atacan nuestro maíz. Este es nuestro propio control biológico.

Estas relaciones entre agricultores, investigadores y ONG otorgan igual valor a la ciencia y al conocimiento indígena y tradicional. También son un antídoto poderoso para la historia del Norte Global en el Sur Global, extrayendo recursos valiosos y luego dando en sus propios términos. En 2021 colaboramos estrechamente con Global Alliance for the Future of Food en el lanzamiento de La política del conocimiento: comprender la evidencia de la agroecología, los enfoques regenerativos y las formas de alimentación indígenas. Uno de sus hallazgos clave fue que para crear sistemas alimentarios equitativos y sostenibles necesitamos descolonizar y democratizar los sistemas de conocimiento dentro de la educación, la investigación y la innovación.

Mejorar la capacidad de los agricultores para acceder y adaptar las innovaciones agroecológicas y construir una comunidad también genera poder y puede mejorar su productividad, seguridad alimentaria y resiliencia. Los agricultores participan plenamente en el proceso de investigación y comparten ideas e innovaciones ampliamente a través de sus redes.

En la árida región de Maradi en Níger, el proyecto Women's Fields está probando la eficacia de los fertilizantes fácilmente disponibles, incluida la orina humana, y enseñando a las mujeres de otras regiones cómo hacer lo mismo. En Ecuador y África Oriental, los agricultores están trabajando para controlar las plagas de cultivos sin depender de pesticidas químicos. Los agricultores están colaborando con investigadores en el oeste de Kenia para mejorar la fórmula de bokashi, un abono elaborado con desechos de alimentos, y en Burkina Faso para mejorar la productividad de bambara, un maní que es una fuente importante de proteínas. Las agricultoras de aldeas de África occidental han probado y seleccionado con éxito semillas de mijo perla para cruzarlas y poder cultivarlas en áreas de baja fertilidad.

Kenya farmers focus group
Agricultores de South Pokot, Kenia, participan en una discusión de grupo focal sobre sistemas de semillas. Crédito de la foto: John Kangogo

Los principios clave

Descubrimos que varios principios clave eran parte integral del éxito de las redes de investigación de agricultores. Primero, los agricultores deben provenir de una diversidad de experiencias y participar en todo el proceso de investigación. En segundo lugar, la investigación debe ser rigurosa, democratizada y útil, centrada en los beneficios prácticos para los agricultores y sus contextos particulares. Y tercero, las redes deben ser verdaderamente colaborativas y facilitar el aprendizaje y el intercambio de conocimientos.

Uno de los mayores desafíos para la participación de los agricultores ha sido el legado de las prácticas convencionales de investigación y extensión de arriba hacia abajo. Las normas sociales, culturales y educativas históricas arraigadas han perpetuado dinámicas que han marginado la agencia y el conocimiento de los agricultores, al tiempo que favorecen la de los investigadores, profesores, científicos, extensionistas y aquellos con educación formal y altos niveles de alfabetización en un idioma dominante (colonial). Los agricultores habían estado siguiendo el consejo de varios tipos de asesores externos durante años y, a menudo, carecían de la legitimidad social, la confianza personal y las habilidades para participar como iguales. Para cambiar esta dinámica, tanto los investigadores como los agricultores tenían que estar dispuestos y ser capaces de entablar nuevos tipos de relaciones. Muchas FRN eligieron intencionalmente a investigadores comprometidos con procesos participativos para tratar de construir relaciones más horizontales entre iguales.

 

“Este tipo de trabajo co-creativo y de poder compartido es lo que parece la descolonización en acción”.—KARA INAE CARLISLE, VICEPRESIDENTE DE PROGRAMAS

 

"Este tipo de trabajo co-creativo y de poder compartido es lo que parece la descolonización en acción", dice Kara Inae Carlisle. 'No es fácil y requiere un compromiso para fomentar relaciones auténticas a lo largo del tiempo'.

La experiencia de FRN nos ha enseñado que es posible que los financiadores inicien, apoyen y participen en una comunidad de práctica exitosa que comprenda a sus beneficiarios. Las inversiones a largo plazo en convocatorias y facilitación son importantes para generar confianza y establecer relaciones de trabajo. Los financiadores también deben estar preparados para renunciar a cierto control sobre los resultados, porque por diseño, estas comunidades de práctica crean relaciones colaborativas y horizontales, donde los profesionales locales tienen un asiento en la mesa y pueden turnarse para liderar. De suma importancia es el compromiso de escuchar, aprender y adaptarse, y la dedicación a cambiar las estructuras y mentalidades coloniales.

"Abordar los sistemas políticos y sociales históricos que se ven agravados por el racismo, el colonialismo y el patriarcado es intimidante y abrumador, especialmente si trabajas en una fundación y solo quieres hacer algo bueno", dice Tonya Allen. Pero tenemos que poner manos a la obra. La inequidad debe abordarse con amor radical, y debemos combinar el amor radical con el conocimiento, las relaciones auténticas, el liderazgo del cambio, el poder y la persistencia.'

Tema: Internacional, Investigación colaborativa de cultivos

Septiembre 2022

Español de Perú